viernes, 14 mayo 2021
La Vega Baja, una de las zonas de la península ibérica con mayor riesgo sísmico 6
Cultura y Sociedad Actualidad Municipios

La Vega Baja, una de las zonas de la península ibérica con mayor riesgo sísmico

  • Artículo de Nahúm Méndez, Geólogo,  y Rubén Torregrosa de Proyecto Mastral

A lo largo de nuestra vida, muchas veces solemos tener la errónea impresión de que en nuestro planeta poco cambia: no crecen las montañas a un ritmo visible ni los continentes cambian su forma o posición de una manera apreciables.

Sin embargo, nuestro planeta vive un continuo y progresivo cambio cuyo ritmo a veces se nos escapa, pero que a menudo se manifiesta a través de fenómenos más rápidos y bruscos como son, por ejemplo, los terremotos.

En nuestro planeta, los terremotos son un síntoma inconfundible de las fuerzas que transforman la Tierra desde dentro

En nuestro planeta, los terremotos son un síntoma inconfundible de las fuerzas que transforman la Tierra desde dentro. Las rocas que forman la superficie de nuestro planeta, o la corteza como nos gusta llamarla a los geólogos, es uno de los lugares donde mejor podemos observar el efecto de estas fuerzas que dan lugar a los terremotos.

Tenemos que imaginarnos la Tierra como un huevo hervido con su cáscara. Los continentes y el fondo de los océanos estarían formados por la cáscara del huevo, mientras que el interior de la Tierra serían la clara y la yema.

Si observamos las propiedades del huevo, la cáscara es muy diferente del interior del huevo, ya que es frágil y se rompe cuando hacemos mucha fuerza. Es cierto que si la hacemos poco a poco la cáscara poco a poco se irá deformando, pero llegado un momento, la cáscara se romperá en nuestras manos.

Además, tenemos que imaginarnos que la superficie de la Tierra no es una cáscara de huevo continua, sino que en realidad es una cáscara fragmentada en siete grandes trozos y algunos más pequeños que van moviéndose unos con respecto a los otros a lo largo del tiempo.

Dos de estos trozos, el que forma el continente euroasiático y el que forma el continente africano están en rumbo de colisión desde hace millones de años, generando enormes tensiones en las rocas del sureste de la península ibérica.

Una de las zonas que más se ven afectadas es precisamente la provincia de Granada. Con el tiempo, las tensiones van acumulándose progresivamente en las rocas. Estas rocas pueden ir deformándose poco a poco, hasta que un día no soportan más tensión y se rompen, liberando bruscamente toda esa tensión en forma de ondas sísmicas y que nosotros percibimos como terremoto. Las zonas por donde se rompen estas rocas son lo que conocemos como fallas.

La Vega Baja, una de las zonas de la península ibérica con mayor riesgo sísmico 7

Si quieres experimentar como ocurre este fenómeno, coge un manojo de espaguetis por los extremos y empieza lentamente a doblarlos. Llegará un momento en el que no aguanten más y se rompan bruscamente. A grandes rasgos, es una forma de visualizar este fenómeno.

Pero lo que está ocurriendo en Granada en las últimas semanas no es un único terremoto individual, sino un conjunto de terremotos que ocurren en una zona muy determinada en un periodo de tiempo muy concreto, fenómeno que nosotros conocemos como enjambre sísmico. Los enjambres pueden durar días, semanas o incluso años.

Hoy día todavía no tenemos muy claras las causas de los enjambres sísmicos, pero pueden estar relacionado con la acumulación y disipación de esfuerzos en fallas cercanas o al movimiento de fluidos entre estas, facilitando que ocurran los terremotos.

Desgraciadamente, este tipo de eventos pone de manifiesto que todavía no disponemos de la capacidad para hacer ningún tipo de predicción sísmica a corto plazo y que probablemente todavía falten décadas -en el mejor de los casos- para poder hacer mejores predicciones, ya que nuestro planeta es un sistema enormemente complejo y que no podemos observar por completo, y que todavía nos queda muchísimo trabajo por hacer.

Pero es fundamental que la población siempre tenga conciencia del riesgo sísmico de la región donde vive y que sepa que hacer en caso de un terremoto. En nuestro caso, en el de la Vega Baja, somos una de las zonas de la península ibérica con mayor peligrosidad, por lo que, si no sabes que hacer en caso de terremoto, el Instituto Geográfico Nacional pone a disposición de los ciudadanos una serie de normas básicas en su página web: https://www.ign.es/web/resources/sismologia/qhacer/qhacer.html

La Vega Baja, una de las zonas de la península ibérica con mayor riesgo sísmico 8

Proyecto Mastral junto con Un Geólogo en Apuros están construyendo una red sísmica en la Vega Baja, instalando sismómetros en distintos puntos de nuestra geografía para conocer y estudiar mejor el fenómeno sísmico y detectar incluso los terremotos de menor magnitud.

En estos momentos cuenta con estaciones sísmicas en Rojales y Los Montesinos, y esperamos pronto tener nuevas estaciones disponibles para su instalación en muchos más lugares y poder ofrecer una información actualizada.

La Vega Baja, una de las zonas de la península ibérica con mayor riesgo sísmico 9

Desde que comenzó la andadura de Proyecto Mastral, sus redes sociales siempre han sido un punto de encuentro de la población cuando se siente un terremoto. Es curioso que siempre se genera conversación con la forma correcta de llamar a lo que sentimos en nuestra comarca de una manera muy habitual.

Así, llamar terremoto a los movimientos que se sienten en la Vega Baja es totalmente correcto. Así lo indica el Instituto Geográfico Nacional que aclara que se pueden denominar, indistintamente, terremotos, sismos, temblores o movimientos sísmicos. Es cierto que en otros países del mundo la palabra terremoto está asociada a movimientos que causan daños materiales y humanos, pero técnicamente no hay ninguna diferencia.

También es curiosa la cantidad de movimientos que se han podido registrar gracias a la sensibilidad de la población. Y es que hay veces en los que los terremotos no son detectados automáticamente por los sistemas del Instituto Geográfico Nacional. Gracias a los comentarios que se reciben de personas que sienten pequeños movimientos, los técnicos del Instituto Geográfico Nacional revisan los datos y confirman movimientos que hubieran pasado desapercibidos si no es por la colaboración ciudadana.

En la aplicación para móviles del Instituto Geográfico Nacional aparecen únicamente los movimientos de magnitud 1.5 o superior y aquellos sentidos por la población. Por eso en muchas ocasiones no vemos los pequeños movimientos que sí sentimos pero que no llegan a esa magnitud. Cuando el Instituto Geográfico Nacional conoce que ha sido un terremoto sentido, lo incluye tanto en su aplicación como en los resultados de su web. Mientras tanto, los terremotos se incluyen en el denominado catálogo de terremotos (https://www.ign.es/web/ign/portal/sis-catalogo-terremotos).

Noticias relacionadas

Rescatan a una mujer tras sufrir una caída en la Playa de Cabo Roig

Elisa Gil

Un grupo de voluntarios ayuda a personas mayores de Orihuela Costa durante la crisis sanitaria

Elisa Gil

El mercadillo de Algorfa reabrirá el miércoles 6 de mayo

Zaira González

Dejar un comentario

* ONDA COSTA SL y RADIO ORIHUELA SLU como corresponsables del tratamiento de sus datos con la finalidad de gestionar sus comentarios en los reportajes/noticias o responder a su consulta, estando legitimados por su consentimiento expreso. Tiene derecho a Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación de los datos y otros derechos. Para más información visita nuestra Política de Privacidad

Este sitio usa cookies propias y de terceros para facilitar la navegación, obtener información de estadísticas, finalidad comportamental y de publicidad así como compartir nuestro contenido en redes sociales. Necesitamos su consentimiento para instalar nuestras cookies, en su caso puede revocar el mismo o cambiar de preferencias. Para más información sobre las cookies que utilizamos, lea nuestra Política de Cookies Acepto Más configuración

Política de Cookies