viernes, 3 diciembre 2021
OPINIÓN| La festividad de Santa Cecilia en tiempos de pandemia 6
Cultura y Sociedad Municipios

OPINIÓN| La festividad de Santa Cecilia en tiempos de pandemia

  • Con motivo de la festividad de Santa Cecilia contamos con el artículo del conocido compositor y docente Francisco Jorge Mora García

El 22 de noviembre se celebra la festividad de Santa Cecilia, patrona de la música. Esta celebración cobra un relieve especial en una tierra como la nuestra, caracterizada por albergar a una abundante población musical y en la que las asociaciones que cultivan este arte, especialmente las bandas de música, se constituyen como importantes colectivos humanos de indiscutible influencia en la vida cultural y social de pueblos y ciudades. Las cifras son esclarecedoras: 1.100 bandas de música, 550 sociedades musicales, más de 40.000 músicos, 60.000 alumnos y unos 200.000 socios. Estas cifras representan el 50% de las sociedades musicales que hay en toda España. Ante estos datos, podemos afirmar sin complejos que la festividad de Santa Cecilia es una de las más “sonadas” (nunca mejor dicho) y de las más celebradas en nuestra comunidad, en nuestra provincia y, como no podía ser de otra manera, en nuestra Vega Baja.

En las bandas de música, la celebración de Santa Cecilia suele comenzar unos días antes, llegando a  ocupar una o incluso varias semanas para albergar ensayos, conciertos , procesiones, misas en honor a la patrona, actos institucionales,  pasacalles o comidas, entre otras actividades. Esto supone unos días de verdadera convivencia entre familias y de oferta cultural para muchas localidades.

No descubro nada nuevo contando que Santa Cecilia de Roma fue una noble romana convertida al cristianismo y martirizada un 22 de noviembre del año 230 en Sicilia. El relato de la santa y su conversión al cristianismo se conoce gracias al descubrimiento, a mediados del siglo V, de unos documentos conocidos como “Actas del martirio de Santa Cecilia”. El relato cuenta que esta santa, proveniente de una familia noble de Roma, consagró su virginidad a Dios. A pesar de este voto, su padre la obligó a casarse con un joven pagano llamado Valeriano. Cecilia, en la noche de bodas, hizo saber a su esposo que su virginidad estaba reservada a Dios y custodiada por un ángel. El novio quiso ver al ángel y Cecilia le convenció para que se bautizase y convirtiese al cristianismo. Valeriano accedió a los deseos de su esposa por el amor que le profesaba. El matrimonio ayudó a muchos paganos a convertirse al cristianismo, motivo por el cual fueron martirizados. Cecilia fue enclaustrada en su casa donde trataron de ahogarla con el vapor de las termas del baño. Como sobrevivió, la pusieron en un recipiente con agua hirviendo, pero también permaneció ilesa. Tras los primeros intentos fallidos, decidieron decapitarla. El verdugo dejó caer su espada tres veces, pero no pudo separar la cabeza del tronco. El ejecutor huyó dejando a Cecilia bañada en su propia sangre. Cecilia vivió tres días más, dio limosnas a los pobres y dispuso que después de su muerte su casa debía dedicarse como templo. El papa Urbano I la enterró en la catacumba del papa Calixto I, donde se sepultaban a los obispos y confesores. Fue el papa Gregorio XIII quien la nombró patrona de la música y así sigue siendo hasta la actualidad.

El motivo por el cual se nombró a la santa como patrona de la música es menos conocido y tiene más interpretaciones. Una de ellas responde al hecho de que Cecilia, como hija de una familia acomodada, fuera instruida en la enseñanza de algún instrumento musical. Otras versiones apuntan a que lo que motivó el nombramiento de Santa Cecilia como patrona de los músicos tal vez se deba a un error de interpretación de los textos. Según esa versión, Cecilia cantó en su corazón a Dios el día de su boda, rogando que le permitiera mantener su virginidad. En dicha traducción se dedujo que la palabra «órgano» hacía referencia al instrumento musical que hoy conocemos, cuando sabemos que en el siglo III ese término se refería a un fuelle (posiblemente usado en la terma donde comenzó su martirio).

Sea como fuere, la tradición se ha mantenido viva desde entonces y cada 22 de noviembre se celebra esta festividad tan esperada por los músicos.

La pandemia supuso un duro revés para la festividad de Santa Cecilia

La pandemia supuso un duro revés para esta fiesta y, por supuesto, para el desarrollo de la actividad musical de las bandas y escuelas de música. Pero, si algo se ha demostrado en esta época de crisis es la necesidad que el ser humano tiene de escuchar, interpretar, sentir o crear música. ¿Quién no recuerda el papel que tuvo la música durante el primer confinamiento? La angustia provocada por la pandemia buscó rápidamente una compensación o reparación en la música. Quizás esto tenga que ver con lo que apuntan conocidos y numerosos estudios que exponen que después de una audición o ensayo puede producirse un aumento en los niveles de oxitocina, dando lugar a estados de mayor bienestar o confianza.  A pesar de estas y otras bondades atribuidas a la música, las bandas de música y el mundo musical en general están pasando por unos momentos muy difíciles. Pero, a pesar de esto, me atrevo a afirmar que aunque el coronavirus ha obligado a cambiar la forma de ensayar, de actuar o de limitar aforos, no ha sido capaz de silenciar la música.

Creo que las limitaciones que trajo la pandemia han desembocado en un mayor deseo por parte de los músicos de tocar, cantar y compartir todas las sensaciones que solo el invisible arte musical tiene el poder de provocar. También percibo una gran necesidad de consumir música por parte del público. En mi caso, experimenté una gran demanda de encargos de composición tras el primer confinamiento provocado por la pandemia, percibiendo de forma clara que mucha gente anhelaba la actividad musical y que existía un gran deseo de promover nuevos proyectos musicales.  Esto refuerza mi convicción de que el próximo 22 de noviembre la gran familia musical de la Vega Baja podrá celebrar intensamente el día de su patrona, ofreciendo a nuestra sociedad ese bien tan precioso que es la música.

¡Viva Santa Cecilia, viva la música!

 

Francisco Jorge Mora García

COMPOSITOR Y DOCENTE

 

Noticias relacionadas

Los Montesinos contará con oferta de estudios de Cocina y Gastronomía

vegabajadigital

Fallece el conocido fotógrafo oriolano Antonio Alcaina, «El Barranquero»

Elisa Gil

San Fulgencio pide ayudas a la Generalitat para paliar los daños de la gota fría

Zaira González

Dejar un comentario

* ONDA COSTA SL y RADIO ORIHUELA SLU como corresponsables del tratamiento de sus datos con la finalidad de gestionar sus comentarios en los reportajes/noticias o responder a su consulta, estando legitimados por su consentimiento expreso. Tiene derecho a Acceso, rectificación, supresión, oposición y limitación de los datos y otros derechos. Para más información visita nuestra Política de Privacidad

Este sitio usa cookies propias y de terceros para facilitar la navegación, obtener información de estadísticas, finalidad comportamental y de publicidad así como compartir nuestro contenido en redes sociales. Necesitamos su consentimiento para instalar nuestras cookies, en su caso puede revocar el mismo o cambiar de preferencias. Para más información sobre las cookies que utilizamos, lea nuestra Política de Cookies Acepto Más configuración

Política de Cookies